15/4/2023

Por qué las startups de venture studios son más rentables y rápidas

Por qué las startups de venture studios son más rentables y rápidas

En el Día del Emprendimiento, queremos repasar el panorama emprendedor desde un punto de vista poco frecuente: el de las corporaciones. Sí, emprender también es posible de la mano de una gran empresa y, de hecho, contar con la ayuda de un venture studio como Corporate Lab hace que el riesgo sea mucho menor; los tiempos, más reducidos; y el rendimiento, mayor. Descubre los datos que comparan los ciclos de vida de las startups tradicionales y las provenientes de venture studios.

Venture studio: ¿En qué consiste este modelo para emprender?

Los venture studios son un tipo de empresa relativamente reciente que está experimentando un gran crecimiento gracias al auge de la innovación corporativa. Pero, ¿qué es un venture studio exactamente?

Los venture studios (en ocasiones llamados venture builders o startup studios) tienen como objetivo crear una nueva empresa para una gran corporación. Externalizando este servicio, una gran empresa puede diversificar su negocio, ya sea creando uno completamente radical a su núcleo (innovación disruptiva) o llevando su campo de especialización a otros parajes (innovación lateral o adyacente). 

Con su modelo de startup-as-a-service, el venture studio se encarga de dar todos los pasos para crear una startup y que esta sea rentable: desde los primeros pasos (estudios de mercado, testeo de audiencias, desarrollo de producto mínimo viable), pasando por el desarrollo intermedio (campañas de publicidad y estrategias de marketing), hasta llegar al punto final (búsqueda de un equipo especializado que se encargue del proyecto y que lo lidere dentro del portfolio de la empresa que contrata el servicio). Así, el modelo de negocio de un venture studio consiste en que una empresa contrate sus servicios para que ellos se encarguen de emprender para la empresa. El servicio que se entrega al cliente es una startup rentable y viable en el largo plazo.

En esta rentabilidad es donde está el quid de la cuestión. El estudio “Disrupting the Venture Landscape: Why the Startup Studio Model is Where Investors Find Capital Efficiency”, realizado por Global Startup Studio Network ha puesto cifras a algo que todos en el sector conocemos de primera mano: que las startups provenientes de venture studios son más rentables, que alcanzan nuevas fases en menos tiempo y que tienen mucho menos riesgo.

‍

El doble de rentables en un tercio del tiempo: Así son las startups de un venture studio

El modelo de startup-as-a-service es más rentable y en menos tiempo, de forma que se reduce el riesgo enormemente al emprender. Estos son los datos arrojados por “Disrupting the Venture Landscape: Why the Startup Studio Model is Where Investors Find Capital Efficiency” (Global Startup Studio Network). 

Rentabilidad: Más del doble de tasa interna de rendimiento

Según los datos de este estudio, la tasa interna de rendimiento (TIR) de una startup proveniente de un startup studio es de un 53%, frente al 21% de las startups tradicionales.

Además, un 84% de las startups que se crean en un studio llegan a alcanzar una financiación semilla. A pesar de que este estudio no compara este dato con el de las startups tradicionales, la media global para las startups tradicionales se sitúa actualmente en un 3%. 

Tiempo: Startups el triple de rápidas

La rapidez con la que una startup crece y alcanza nuevas fases es tan importante como sus datos de rentabilidad. Cuando una startup avanza a buen ritmo, no solo se destaca de sus competidores, sino que obtiene financiamiento y posibilidades de atraer talento, que a su vez las empuja a seguir creciendo. Un crecimiento veloz y sostenido en el tiempo es un signo de éxito en el corto y en el largo plazo. 

Según los datos de este estudio, las startups provenientes de venture studios tardan solamente 10 meses en pasar de cero a alcanzar su primera ronda semilla, mientras que las tradicionales tardan 36 meses, lo que supone casi un tercio del tiempo. 

Este patrón se repite en las fases sucesivas. A la hora de pasar de ronda semilla a serie A, las startups desarrolladas por studios tardan 14 meses, mientras que las tradicionales tardan 20 meses. Por último, alcanzar la fase de exit, una startup de studio tarda 3.85 años, frente a los 6.6 de las tradicionales. 

¿Por qué el modelo de los venture studios es más rentable en menos tiempo?

Los datos son claros, pero ¿por qué se produce este fenómeno? Por un lado, un venture studio como Corporate Lab aglutina todas las ventajas del mundo emprendedor más tradicional. 

Un studio se centra enormemente en las primeras fases del proyecto, en las que hay que construir un producto mínimo viable. Para esto, es necesario poner el foco en validar la idea de negocio lo antes posible, de forma que se reduzcan los tiempos y costes al máximo. 

Además, la experiencia siempre es un grado y esto es algo de lo que puede presumir un venture studio. En nuestro caso, nuestro equipo está formado por emprendedores que tienen distintas experiencias a la hora de desarrollar sus propias startups y que además también tienen experiencia trabajando en corporaciones. Gracias a haber desarrollado varias startups, con modelos distintos y para sectores distintos, el proceso es lo más ágil posible. 

Por otro lado, a esta experiencia como emprendedores hay que sumarle la ventaja injusta que aporta la corporación. Su peso en el mercado, su fortaleza en departamentos más complejos (como el legal o de recursos humanos) y su extensa red de contactos e inversores hace que sus startups tengan unas oportunidades únicas. Todo esto les permite lanzar nuevos productos y servicios con mayor rapidez, aumentando la eficiencia y maximizando las oportunidades de negocio.

Este estudio coincide con una tendencia que lleva algunos años en constante crecimiento: el venture building. La unión entre corporaciones y startups consigue lo mejor de ambos mundos: procesos definidos, peso en el mercado, una buena red de contactos, agilidad e innovación tecnológica. 

El modelo de startup-as-a-service es el más recomendable para emprender. Por eso, si tienes una idea que te gustaría desarrollar dentro de tu empresa, Corporate Lab puede ayudarte. Contacta con nuestro equipo y emprende de la forma más rentable posible. 

Let's make something great

Stay in touch